Orden en el cuarto de baño

El cuarto de baño es una zona de la casa que nos encanta, porque se asocia al relax, la belleza y el cuidado personal. Una buena ducha o baño, una toalla suave y esponjosa y las fragancias de los gel, champús y cremas componen siempre una experiencia gratificante.

Por otra parte el baño es una de las estancias de la casa más proclives al desorden, ya que se utiliza a diario por todos los miembros de la casa.

Y justo porque es una estancia de mucho uso y es zona de aguas y humedad requiere de un cuidado especial si queremos mantenerlo limpio y nos dure más en el tiempo.

Lo que nos va ayudar en su limpieza y mantenimiento diarios es conservar las superficies libres y despejadas, dejando lo esencial para el uso diario y procurando que el resto de productos estén guardados.

Por donde empezar

Como siempre, por el descarte y limpieza. Vacía todos los armarios y cajones para revisar su contenido, eliminar los frascos vacíos, los productos acabados, cremas y lociones que llevan mucho tiempo y pueden estar caducados. Aquellos productos que compraste en un momento de arrebato pero no has utilizado y sabes que no utilizarás.

Horquillas deformadas, gomas de pelo que han perdido el elástico, pinzas rotas, cepillos viejos, esmaltes de uñas y máscara de pestañas secos, sombras de ojos o maquillaje que no usas, todo esto lo puedes descartar sin piedad ni remordimientos.

Agrupa

Intenta agrupar por categorías y compartimentar los objetos, sobre todo los pequeños, para que te sea más fácil tenerlo todo a mano y guardarlo, evitando que esté todo desperdigado y mezclado entre armarios y cajones. Las categorías habituales suelen ser estas

  • Cuidado facial, cepillo dental y dentífrico, desodorante
  • Gel, champú y cremas corporales
  • Peines y cepillos. Secador de pelo, alisador
  • Perfumes y colonias.
  • Kit de belleza semanal: pelling, mascarillas, etc. aquellos productos que utilizas un día por semana
  • Maquillaje: Siempre es un reto guardar los productos de maquillaje; son pequeños y de tamaños irregulares: brochas, lápices, rimmel, lápiz de labios, base, sombras, polvos y colorete… Si usas muchos productos es más práctico tenerlos en un organizador que mezclarlo todo en un mismo neceser.
  • Kit de depilación: cremas, bandas de cera, cuchillas o máquina.
  • Manicura: esmaltes, limas, quitaesmalte, cortauñas, …agrúpalos en un neceser.
  • Coleteros, pinzas para el pelo, diademas, gomas y clips, depende de la cantidad que uses también valora ponerlos en un organizador que te permita tenerlos clasificados
  • Medicamentos, si los guardas en el baño, sobre todo que no estén al alcance de los más pequeños

Guarda

Puedes destinar estantes y cajones para cada miembro de la casa, e ir fomentando que los mantengan en orden, de esta forma también, el orden o desorden de cada uno queda acotado por espacios.

Pon a mano lo que utilizas a diario, desodorante, cremas faciales, cepillos de dientes, desmaquillador, algodones y bastoncillos para los oídos y en segundo término los productos que se utilizan semanal u ocasionalmente.

Dosificadores

Un consejo muy práctico si no quieres tener los botes destapados es utilizar dosificadores, tanto para el jabón de manos como para el gel y el champú en la ducha, que además ayudan a economizar su consumo.

Buenos hábitos

Es muy común empezar a consumir un nuevo producto antes de acabar el viejo, tal vez porque lo acabamos de comprar y nos apetece estrenarlo. De este modo se duplican los envases: geles y champús, cremas, desodorantes o maquillajes, si lo aplicas a todo, ya tienes un montón de envases duplicados que puedes evitar con la simple costumbre de no abrir el nuevo envase hasta que hayas acabado el anterior.

Compra responsable

Como en la limpieza de la casa, la multiplicación de productos de higiene personal y belleza no son más que estrategias de marketing que nos impulsan a consumir. Los envases son tan bonitos, los aromas cautivadores y las promesas tan creíbles que es difícil no sucumbir a la compra de tantas cosas.

Intenta comprar con cuidado, sin dejar que tus impulsos decidan por ti y piensa si realmente vas a utilizar lo que compras.

Mantenimiento

La forma más práctica de mantener el orden en el baño es limpiar el interior de los armarios y cajones cada semana o quince días. A la vez que haces inventario para ver qué necesitas reponer, te permite detectar los productos acabados y darte cuenta de lo que no estás usando. ¡Te garantizo que funciona!

¡Espero que este post te sirva para animarte a tener un cuarto de baño de película!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.