Organiza el fin de curso

Estamos ya a mediados de junio, a punto de comenzar el verano y, si hay niños en casa, están a punto de acabar por fin las clases. Se avecinan tres largos meses de vacaciones sin la rutina de los horarios de la escuela y actividades extraescolares aunque, lo más probable, es que hagan casales de verano, colonias o campamentos. Sea como sea, llegan cambios y te resultará muy práctico reorganizar las cosas en los armarios.

Acaban las clases

A veces, las mochilas con libros y libretas, álbumes y trabajos manuales que traen los niños al acabar, se quedan en un rincón de la habitación y van dando vueltas días y días.

Por otra parte, uniformes, batas, chandals y equipación de las actividades extraescolares se guardan sin más en el armario y entorpecen el acceder al “uniforme oficial de las vacaciones”: conjuntos frescos, playeros, bañadores, toallas, gorras y chanclas.

Mi recomendación es actuar rápido, aún en caliente, para despejar todo lo relativo al colegio y que las cosas queden “archivadas” hasta la vuelta. Así cambias totalmente el escenario y tendrás a mano lo que van a utilizar los próximos meses.

Libros

Si los niños han aprobado el curso, no van a necesitar más los libros. Además, en muchas ocasiones, trabajan en los libros así que no pueden aprovecharse. Si es el caso, no te lo pienses, bájalos de inmediato al contenedor azul.

En el caso de que la escuela organice algún sistema de reutilización o intercambio, prepáralos en una bolsa aparte para llevarlos cuanto antes o guárdalos hasta septiembre de forma que no queden por medio.

Mochilas

Revisa el estado de las mochilas, tanto la escolar como la que utilicen en el caso de extraescolares y valora si pueden empezar el curso siguiente con ellas. A veces parece que vienen de una guerra, pero solo es cuestión de limpiarlas a fondo. Déjalas en remojo en agua y jabón, frota si hay alguna mancha y luego puedes ponerlas en la lavadora.

En caso contrario, sin pensarlo, deshazte de ellas.

Estuches portalápices

El estuche con lápices, bolígrafos y rotuladores acostumbra a ser un agujero negro donde puedes encontrar de todo. Toca vaciar y revisar el contenido. Elimina los lápices rotos, trozos de goma, sacapuntas rotos y bolígrafos que no van. Normalmente también están muy sucios, así que déjalos un buen rato en remojo antes de ponerlos en la lavadora. Para manchas de tinta, aplicar leche es muy eficaz.

Y, si no se pueden aprovechar, ya sabes, ¡adiós!

Uniforme, batas, chándal

No guardes sin mirar la ropa. Es el momento de revisar y valorar lo que podrá aprovecharse el curso próximo.

Lo que vaya pequeño y esté muy gastado, que no se pueda aprovechar, tíralo directamente. Si la ropa está bien y hay hermanos pequeños, guárdalo con el resto de ropa que tengas con tal fin. Si no hay hermanos, pero tienes a alguien a quien pasarlo, pon la ropa en una bolsa y déjala en zona de “tránsito”, procurando que lo vengan a buscar pronto o llevarlo tú en cuanto tengas ocasión.

La clave es que lo que no se vaya a utilizar ya no vuelva al armario.

Lo que veas que pueda servir, bien doblado, junto a las mochilas, guárdalo en un lugar menos accesible. Por ejemplo, si el armario es muy profundo, puedes ir en la parte de atrás, en segunda fila. Y si hay estantes, ponerlo en los más altos. ¡Viene a ser como un mini-cambio de armario!

Lista para septiembre

Es el momento ideal para preparar una lista con lo que vas a necesitar comprar en septiembre, y así ya te olvidas. De esta forma, puedes tener idea del presupuesto que necesitarás y te permitirá evitar compras innecesarias.

Álbumes y manualidades

Es cierto que cuando llegan Navidades y finales de curso, y sobre todo cuando los niños son muy pequeños, hace mucha ilusión cuando llegan los álbumes de trabajos, dibujos y fichas. Pero también es cierto que normalmente lo miras una vez y nunca más…

Si piensas en los años de escolaridad, la cantidad de álbumes que van a traer, y si además tienes varios hijos… ¡imagina el espacio que puedes necesitar!

Mi propuesta es seleccionar con tus hijos aquellos dibujos más bonitos, y guardarlos en una carpeta o caja, así irás preparando un solo álbum. Puedes guardar algún dibujo para los abuelos y/o tíos, colgar algún otro y el resto, plantéate descartarlo.

Si das todos estos pasos verás cómo, en un par de ratos, tienes los armarios y habitaciones a punto para las vacaciones y os olvidáis todos del colegio… ¡hasta la vuelta!

Espero que te haya gustado el post y pueda resultarte de utilidad.

¡Hasta pronto!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.