El final de las vacaciones

Acaban las vacaciones, tiempo de asueto, sin horarios ni obligaciones.

Tanto si has salido de viaje, tienes una casa en el campo o la playa o te has quedado en la ciudad, vacaciones es un tiempo en que, al alejamos de la rutina y horarios habituales, podemos observar nuestra vida desde otro punto de vista, nos planteamos nuevos propósitos, pensamos en nuevos proyectos y nos parece que el mundo puede cambiar.

Pero llega la vuelta a casa, la rutina, los niños vuelven a la escuela y, sin darnos cuenta, a partir de mediados de septiembre todo vuelve a la normalidad.

Aprovecha la inspiración

Es un buen momento para anotar todas aquellas ideas que se te ocurren, nuevos planes, nuevos viajes, proyectos, propósitos… todas aquellas cosas que crees que puedes mejorar en tu vida. Haz una lista, no dejes que se escapen. Estas anotaciones pueden ser la base para construir nuevos sueños y cambiar hábitos o rutinas.

Tener la casa organizada y ordenada es un buen punto de partida para vivir de forma confortable y para ganar espacios de tiempo para hacer nuevas cosas. Así que podría ser un buen propósito a añadir a la lista.

¿Vives como quieres vivir?

Si has pasado unos cuantos días fuera, de vacaciones en un hotel, apartamento o en una casa rural, cuando vuelves a casa ¿notas un ambiente enrarecido, agobiante, lleno de cosas?

Puede que estés viviendo en una casa en la que realmente no te apetece vivir. ¿Cómo debería ser nuestra casa ideal? Podemos obtener pistas si recordamos qué es lo que nos gusta y lo que no cuando salimos de vacaciones.

¿Qué nos gusta de los hoteles? Las camas bien hechas, el baño impecable con toallas suaves y esponjosas y cajones y armarios vacíos…

¿Qué nos gusta de los apartamentos? Pues que tienen estrictamente lo necesario, las superficies despejadas, son prácticos de mantener y, como en los hoteles, los armarios y cajones están vacíos.

Y por otra parte, ¿qué echamos de menos cuando estamos de vacaciones? Las cosas que nos gustan y las cosas que realmente usamos.

La casa ideal

Así que ya tenemos la respuesta, las cualidades que debería tener la casa ideal podrían ser:

  • Que esté limpia y despejada
  • Que sea práctica de mantener
  • Que contenga las cosas que utilizamos
  • Que estemos rodeados de lo que nos gusta

¿Cómo podemos conseguirlo?

Ordena en 3 pasos

Primer paso, como siempre, el descarte. Para empezar… ¿tienes demasiadas cosas? La clave en esta etapa es dejar de pensar cómo guardar TODO lo que tienes y plantearte qué es lo que de verdad quieres y necesitas. Cuando estamos de vacaciones nos damos cuenta de qué realmente se necesitan pocas cosas para vivir y que podemos estar más ocupados en disfrutar y descansar que en mantener y gestionar nuestras pertenencias.

Segundo paso, un sitio para cada cosa. Cuando nos deshacemos de lo que no nos gusta ni nos resulta útil, encontrar un lugar para cada cosa resulta mucho más sencillo.

Tercer paso, mantener el orden. Cuando cada cosa tiene un sitio predeterminado mantener el orden se convierte en un proceso automático, no hace falta pensar, sólo devolver a su lugar lo que hemos utilizado.

¿Te animas?

¡Feliz regreso!

Photo by DESIGNECOLOGIST on Unsplash

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.