Armario de temporada

Happy

Este armario estaba excesivamente lleno de ropa, además de bolsos y complementos.

Para poner orden primero procedimos a realizar un buen descarte, separamos y clasificamos la ropa por temporada y colocamos primero lo que debe ir colgado como vestidos, faldas y blusas.

Después reorganizamos la ropa que va doblada, aplicando el sistema de doblado vertical en una serie de prendas.

La ropa fuera de temporada ha sido acomodada en otro armario disponible.

Ahora los armarios han quedado ligeros y prácticos.

Un vestidor con encanto

Llegar a una situación de caos es muy fácil cuando no hay método, y se agrava por circunstancias como falta de tiempo.

Este es un vestidor de niña, con una estructura muy peculiar pues está en un desván.

Para poner orden estos son los pasos que seguimos: descarte, llevar los juguetes a su lugar en el dormitorio, separar la ropa por temporadas, asignar un lugar según la categoría, colgar, doblar y guardar.

Solo hizo falta comprar los organizadores de IKEA del estante central.

Ahora se puede acceder fácilmente y todo tiene un lugar.

 

Colección a la vista

Este es un armario de dormitorio masculino, en el que convive la ropa de todo el año, abrigos y ropa de casa.

Seguimos los pasos siguientes:

Descarte, asignación de un lugar dependiendo de la categoría y doblamos en vertical las camisetas para que luzcan todas a la vista. Con el doblado vertical, además, se ahorra mucho espacio y han cabido todas en un cajón en lugar de en dos.

Ahora queda todo a la vista, es muy fácil coger y guardar las cosas y así mantener el orden.

 

Vestidor elegante

Vestidor femenino y elegante, con espacio disponible para tenerlo todo organizado y asequible.

Aprovechamos a arreglarlo en cambio de temporada, reorganizando los espacios disponibles, clasificando la ropa por categorías: deporte, trabajo, vestir… y adecuando el espacio para complementos.

Ha quedado muy práctico y funcional, además de fácil de mantener ordenado.